Las piedras naturales deben su belleza y valor a sus imperfecciones innatas. Quien busca un diseño irrepetible debe apreciar la variedad de la veta y color de cada pieza. Sólo así distinguirá su proyecto convirtiéndolo en algo único.